Espai CAn Mir, conserves, tomàquets

Huerto, tomates y conservas en el Espai Can Mir

Desde mediados de julio y hasta principios de agosto, el huerto de Can Mir se convierte en un gran productor de tomates, dulces y buenísimos. Producimos tomates  de varias especies, pero los que mejor  van para hacer conservas son los de “pera”, de textura carnosa y poco ácidos. Y es que en esta época del año es imprescindible hacer conservas,  ya que en un breve periodo de tiempo tenemos una gran cosecha de esta hortaliza tan versatil, con infinitas aplicaciones en la cocina.

Conserves a l'Espai Can Mir

Para hacer conserva de tomate, necesitamos:

Buenos tomates, maduros

Una olla grande

Frascos de vidrio

Y nada más

Preparación

Hay que poner agua en la olla y cuando empiece a hervir, añadir los tomates. Escaldarlos unos 5 minutos y pasarlos a continuación por agua fría y pelarlos.

Mientras, pondremos a esterilizar los frascos de vidrio en una cazuela con agua hirviendo.

Iremos introduciendo los tomates enteros dentro de los botes bien apretados y sacaremos el exceso de líquido que vayan dejando. Tapar los botes.

Hervir los botes llenos unos veinte minutos al baño María, de pie y completamente cubiertos de agua, para que se haga el vacío en el bote y se conserven bien. Dejar enfriar dentro del agua.

Otra opción es triturar los tomates antes de ponerlos en  los tarros, así cuando se utilice la conserva durante el invierno ya tendremos  la mitad del trabajo hecho. También se puede hacer un buen sofrito con cebolla y hacer conserva.

Fem conserves Espai Can Mir

La mayoría del peso del tomate es agua, por eso tiene un valor energético bajo. Tiene más azúcares que el resto de verduras, lo que le confiere un sabor ligeramente dulce y hace que sea considerada una fruta-hortaliza. Su valor nutritivo se lo dan las vitaminas antioxidantes que contiene (C, E, A y algunas del grupo B), minerales y un antioxidante específico por su color rojo: el licopeno