Receptari Espai Can Mir

Berenjenas, porqué es verano. Espai Can Mir

Desde una escalivada, un pisto, la exótica mussaka, o simplemente a la plancha, la berenjena es sin duda la reina de la cocina en verano. Combina con todo tipo de sabores, es refrescante y diurética, tiene un alto porcentaje de agua y aporta muchísimos nutrientes y minerales.

El huerto de Can Mir está espléndido, a la cosecha de tomates, añadimos la de piminetos y berenjenas y tenemos que ponernos manos a la obra para aprovechar tanta abundancia. Hoy elegimos la berenjena para hacer diversas preparaciones, sobre todo escalivada que conservaremos para poderla utilizar el resto del año. Y, es tan sencillo, solo debemos poner la bandeja del horno repleta de pimientos y berenjenas, untados con un poco de aceite de oliva, cocerlos hasta que queden blanditos, dejar enfriar dentro de una cazuela y pelarlos una vez estén fríos. Si queremos conservar la escalivada, podemos ponerla en tarros y al baño María, o congelarla en porciones.

Un viaje desde India

La berenjena está presente en toda la cocina mediterránea, su procedencia, sin embargo, es más lejana y se ubica en la lejana India desde donde llegó en el siglo XIV.  Los meses de julio y agosto es cuando hay más variedades locales, entre las que destacan la morada y la rayada.

Se puede sembrar o trasplantar a  partir de abril y mayo, ya que no crece si no hace calor. Requiere muchas horas de sol directo. Es preferible podarla y seguramente será necesario aplicar un tutor. Dos o tres meses después ya se puede recolectar. La berenjena debe estar un poco blanda, antes que maduren las semillas.

Receptari Espai Can Mir

Un buen alimento, perfecto para el verano

En cuanto a nutrientes, la berenjena es agua en un 92% y tiene un bajo contenido en proteínas (1,3 g por 100 g), hidratos de carbono (5,5 g) i prácticamente no tiene grasa (0,2 g). Contiene una cantidad mediana de fibra (2 g), i aporta minerales: magnesio (12 mg), potasio (220 mg) i fósforo (15 mg), también vitaminas del grupo A, B, C i E. Proporciona muy pocas calorías, (29 kcal). En la piel es donde se hallan gran parte de los nutrientes. Hay que comerla siempre cocida, no se recomienda cruda por su alto contenido en solanina.

Aquí tenéis una idea sencilla para disfrutar de la hortaliza del verano.

Tiras de berenjena con queso feta

Receptari Espai Can Mir

Ingredientes

Una berenjena mediana

Una rebanada gruesa de queso feta

Aceite de oliva

Preparación

Cortamos la berenjena a láminas finas y las freímos en aceite de oliva caliente. Las dejamos reposar sobre papel de cocina para que éste empape el aceite sobrante.

Cortamos el queso a rectángulos y los envolvemos con las tiras de berenjena. Servimos.